La inspiración  es la motivación que nos hace crear y cambiar cosas en nuestras vidas para un desarrollo personal. Hay muchos personajes en la historia de la humanidad que son causa de inspiración y admiración. Un ejemplo de inspiración es la vida de Jesucristo en la tierra.  Las Escrituras nos dicen que cuando Jesús vivió entre los hombres, Él llevaba una vida perfecta, sin pecado alguno, pero por nosotros se hizo pecado (2 Corintios 5:21)

   ¿Por qué Jesucristo es una inspiración? Una fuente de inspiración positiva debe ser por actos y actitudes, y podemos mencionar que la vida de Jesucristo transmite una gran inspiración de ser mejor cada día, por sus enseñanzas de servir, de amor, de humildad y definitivamente de obediencia. Jesús dijo que Él había venido a este mundo a hacer la voluntad de su Padre mas no la de Él.  Esto es un acto de obediencia (Juan 6:38).

Otra de las cosas que pueden inspirar es que Jesús siempre hacía cosas por los demás.  Servir a los demás parece ser difícil, pero no lo es; sólo piensa que de esa manera agradaras a Dios.  No te desanimes si no te dan las gracias porque a Jesús en ocasiones no le agradecían y esto no lo desalentó.  El libro de Mateo 20:28 nos dice: «como el hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos». Una de las mejores inspiraciones de Jesús fue que el amaba a todos sin diferencia alguna (Hechos 10:34), siendo un ejemplo vivo para nosotros. El Apóstol Pablo aconseja que seamos imitadores de Cristo como él lo hizo (1 Corintios 11:1).

Querido amigo,  deja que Cristo inspire tu vida de tal manera que seas único entre todos los demás. Aprende de Él; si así lo hicieras, Dios te dará la fortaleza, te amará y te cuidará «No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo Isaías 41:10, 13.