La excanciller argentina Susana Malcorra consideró, en declaraciones a Efe, que ser mujer le cerró la puerta a ser elegida en 2016 secretaria general de las Naciones Unidas, una organización que siempre ha estado liderada por hombres y a la que criticó por no dar el paso de elegir una líder.

«Me parece que todavía no hay suficiente conciencia. Hay una sensación de que no sé por qué las mujeres todavía no estamos en condiciones de manejar esa institución», cuenta la exintegrante del Gobierno de Mauricio Macri al presentar en Buenos Aires su primer libro: «Pasión por el resultado. El liderazgo femenino ante las grandes decisiones».

En octubre de 2016, el ex primer ministro portugués António Guterres recibió el respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU para convertirse en enero del año siguiente en el nuevo secretario general de Naciones Unidas, en sustitución de Ban Ki-moon. Para ese puesto competían otros nueve aspirantes, entre ellos Malcorra -quien entre 2004 y 2015 había ejercido altos cargos en el seno de la institución-, propuesta por el Ejecutivo argentino.

«Creo que una oportunidad perdida es la de la carrera de secretaria general. Y no es una oportunidad perdida por mí como persona, porque éramos siete mujeres compitiendo y la decisión fue que no fuera una mujer, no me cabe ninguna duda», responde la excanciller al ser consultada por si a lo largo de su carrera ha perdido oportunidades por una condición de género.

Según añade, de esas candidatas mujeres, «cuando uno analiza su perfil y carrera y lo que ponían sobre la mesa» se destaca que era «totalmente competitivo» con los hombres que estaban en la terna. «Con todo el reconocimiento para el secretario general Guterres, que tiene una trayectoria, pero fue evidente que fue una decisión de no tener una mujer. Representa una oportunidad perdida para todas las que competíamos, pero para la organización también», sentenció.

La ONU se rige por un sistema de rotación regional para designar a cargos como el de secretario general, y las apuestas estaban a favor de un representante de Europa Oriental, aunque ninguno de ellos logró convencer finalmente al Consejo de Seguridad.

En 2016, se venía impulsando la idea de que fuera una mujer la que reemplazara a Ban Ki-moon, y por ello entre los diez aspirantes había tres mujeres de esa zona europea.

Para Malcorra, que en Naciones Unidas fue directora ejecutiva adjunta del Programa Mundial de Alimentos, secretaria adjunta del Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno y jefa de gabinete de Ban, en 2015, al cumplir la ONU 70 años, «estaba esa noción de que era momento de que hubiera una secretaria general, y no fue así».

Retirada del Gobierno argentino desde que en 2017 decidiera dejar su cargo de canciller para dedicarse a su familia, no cree que sea posible retomar su candidatura a la ONU en el futuro. «No. Me parece que hay un tiempo para cada cosa. Uno nunca sabe, algo que aprendí en la vida es nunca digas nunca, pero los tiempos pasan», concluye.

Fuente

قالب وردپرس