Diego Chiluisa nos habla de como distiguir entre las fantasias cristianas y la realidad de Dios.

Fuente