Notice: wpdb::prepare ha sido llamada de forma incorrecta. La consulta no contiene el número correcto de marcadores (2) para el número de argumentos pasados ​​(3). Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje fue añadido en la versión 4.8.3). in D:\WEBDATAONLINE\Frankalmontee\Frankalmonte_Backup140520\wp-includes\functions.php on line 4986
Pastor de Nueva York cuenta cómo su fe en Dios y la hidroxicloroquina le salvaron la vida en 24 horas – Frank Almonte
top

Pastor de Nueva York cuenta cómo su fe en Dios y la hidroxicloroquina le salvaron la vida en 24 horas

El pastor A.R. Bernard del Christian Cultural Center en Brooklyn, Nueva York, está revelando su reciente y desgarrador combate con COVID-19 y cómo el cóctel de drogas con hidroxicloroquina y el antibiótico azitromicina le salvaron la vida.

En una entrevista de 42 minutos publicada en el canal de YouTube de la iglesia el 14 de abril, Bernard agradeció a todos en todo el mundo por sus oraciones por su recuperación y dijo en ese momento que «estaba en un lugar muy oscuro» después de caer enfermo por el coronavirus.

El pastor explicó que el virus le causó fiebre muy alta y por un tiempo tuvo alucinaciones. Se puso tan mal, dijo, que no sabía si estaba despierto o dormido. «No estás seguro de dónde estás, y vas y vienes», recuerda.

Bernard dijo que le hicieron la prueba del virus, pero los resultados de su prueba duraron varios días en ser revelados. Tenía todos los síntomas de COVID-19: fiebre, temblores, escalofríos, tos, falta de aliento, además de tener una afección pulmonar preexistente, por lo que sus médicos decidieron comenzar a tratarlo.

Incluso cuando los médicos le administraban medicamentos para mantener los pulmones abiertos, el Dr. Bernard dice que comenzó a experimentar alucinaciones, desorientación, ansiedad y miedo. Finalmente, recurrieron a probar el medicamento hidroxicloroquina, a pesar de que no se ha estudiado científicamente para este coronavirus.

«Así que comenzaron a tratarme con la hidroxicloroquina, que es para la malaria y el lupus. Y comenzaron a tratarme con azitromicina, que es un antibiótico, y también me dieron inyecciones en el estómago de un anticoagulante», agregó el pastor. «Otra forma en que las personas morían tan rápido es porque el virus crearía coágulos de sangre que atravesarían rápidamente los pulmones y, por supuesto, afectarían el corazón. Entonces se preguntaban por qué las personas morían durante la noche y es por eso».

El pastor señaló que sus médicos estaban usando las mismas drogas que el presidente mencionó en sus sesiones informativas de la Casa Blanca, pero el gobernador de Nueva York Cuomo y otros decían: ‘esto no está probado, esta evidencia es anecdótica. Son historias’.

«Pero realmente no tenían otra opción», dijo Bernard. «Mi vida estaba en juego. Es una propuesta 50-50, porque o la trata de una manera que tu cuerpo puede desarrollar resistencia y anticuerpos contra ella o simplemente va a empeorar».

«Eligieron seguir adelante y tomar esa decisión, y funcionó», agregó. «Dentro de las 24 horas, empiezo a ver un cambio dramático. Dentro de las 36 horas, estoy viendo los cambios que ocurren en mí. La fiebre baja. Puedo respirar. También me están dando otros medicamentos, pero eso me llevó a través del proceso».

Bernard explicó que estaba mirando hacia el abismo. Estaba en un «lugar oscuro» emocional, psicológica y espiritualmente que no le desearía a nadie.

«Para mí personalmente, simplemente me abandoné a la providencia de Dios», dijo. «Estoy bien con eso y ese fue un lugar de descanso».

«Agradezco a Dios por estar vivo», dijo. «Agradezco a Dios por todo el tema de la resurrección, una nueva vida, un nuevo comienzo, por la vida triunfando sobre la muerte. Hay que celebrar cosas buenas».

Bernard también notó la enorme pérdida de vidas en el estado de Nueva York como resultado de la pandemia, incluidos amigos, familiares, colegas, funcionarios electos, y especialmente aquellos en la primera línea, incluidos los trabajadores de la salud y los socorristas.

Fuente

Frank Almonte

Su pastor personal
El pastor, Frank Almonte es un reconocido comunicador y productor de medios de comunicación cristianos de la ciudad de Nueva York, donde junto con su esposa Rosemary, han estado pastoreando el Centro Cristiano Adonai por más de veinticinco años. Es Doctor en Divinidades de la Universidad Cristiana Logos en Jacksonville, Florida y en Filosofía (PhD) de Texas University of Theology. Es también entrenador y mentor en The John Maxwell University. Su pasión por ensanchar el Reino de Dios lo ha motivado a escribir varios libros, entre ellos, Gobierno Apostólico y Riquezas de las Naciones.