Notice: wpdb::prepare ha sido llamada de forma incorrecta. La consulta no contiene el número correcto de marcadores (2) para el número de argumentos pasados ​​(3). Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje fue añadido en la versión 4.8.3). in D:\WEBDATAONLINE\Frankalmontee\Frankalmonte_Backup140520\wp-includes\functions.php on line 4986
Niño recibe sanidad luego de 11 años con enfermedad, «Nada es imposible para Dios» – Frank Almonte
top

Niño recibe sanidad luego de 11 años con enfermedad, «Nada es imposible para Dios»

Tras 11 años enfermo, Adrian Nygard, un chico de Noruega recibió sanidad de Dios al tener un encuentro con y colocar su fe en la espera de su milagro.

Niño recibe sanidad luego de 11 años con terrible enfermedad, "Nada es imposible para Dios"
Fotos de Adrian antes y después de su enfermedad (Cortesía: 700 Club)

Con sólo 6 meses de edad, Adrian presentaba problemas digestivos y cuando cumplió tres años permanecía entre 80 y 120 días dentro de un hospital debido a que no podía comer nada sólido y esto lo debilitó al punto de dejarlo en silla de ruedas por 4 años más.

“Estaba muy enfermo. A menudo pensamos que iba a morir”, confesó su padre, Thomas Nygard para 700 Club.

“Mi clamor a Dios fue: ¿Se olvidó el Señor de nosotros? ¿Estás ocupado con otra cosa? Lloré hasta que no tuve más lágrimas. Y luego, en el silencio, vino. Podíamos sentir su presencia», dijo su madre, Marian Nygard.

En el transcurso de la enfermedad, Adrian tuvo otras complicaciones más como epilepsia y taquicardia; su salud empeoró tanto que los médicos le recomendaron a sus padres realizar viajes de despedida por las pocas probabilidades que tenía de sobrevivir.

Los viajes incluyeron como destino a California, dónde la familia visitó una conferencia de la iglesia Bethel, por el gusto que tiene Adrien de las canciones de adoración del grupo musical de la congregación.

Allí el niño supo dónde debía estar, “Mamá, ahora sé que lo que Dios tiene para mí, esto es lo que quiero. Sé que quiere lo mejor para mí», le dijo a su madre.

Hubo un momento dentro de la convención, dónde se oró por sanidad de todos los enfermos, Adrian levantó sus manos en oración y uno de los jóvenes vino a orar por él y la sanidad sobre su estómago; al momento, el joven no sintió mejoría pero lo inesperado estaba a punto de suceder.

Con los días, el chico fue alimentado con pequeños trozos de pan al comienzo de cada comida, y aunque era riesgoso para sus padres, el niño logró comer todo sin enfermarse y al día siguiente su apetito era otro.

Desde esa ocasión, Adrian logró comer alimentos sólidos con absoluta normalidad y la salud física que había perdido, se ha visto restaurada completamente.

“Su curación no vino con un manual. No sabíamos qué hacer. Empezó a comer de todo, nadie podía detenerlo”, dijo en forma de broma su madre.

A su regreso a Noruega, los médicos no hallaron explicación médica para su sanidad, por lo que lo calificaron como un milagro, » Este es un milagro de Dios, no puede ser otra cosa», dijo el fisioterapeuta.

Para el día de hoy, Adrian tiene 16 años y un gran testimonio de fe, “Creo en el poder de la oración y creo en el poder de Dios. Creo que nada es imposible para Dios».

“La curación está en el corazón de Dios. Él es quien es. Él es el creador, el que da vida, el que sana. Solía ​​pensar que Dios puede sanar, pero no estaba seguro de si eso era lo que Él quería. Y ahora sé que Él quiere», finalizó su madre.

Frank Almonte

Su pastor personal
El pastor, Frank Almonte es un reconocido comunicador y productor de medios de comunicación cristianos de la ciudad de Nueva York, donde junto con su esposa Rosemary, han estado pastoreando el Centro Cristiano Adonai por más de veinticinco años. Es Doctor en Divinidades de la Universidad Cristiana Logos en Jacksonville, Florida y en Filosofía (PhD) de Texas University of Theology. Es también entrenador y mentor en The John Maxwell University. Su pasión por ensanchar el Reino de Dios lo ha motivado a escribir varios libros, entre ellos, Gobierno Apostólico y Riquezas de las Naciones.