Notice: wpdb::prepare ha sido llamada de forma incorrecta. La consulta no contiene el número correcto de marcadores (2) para el número de argumentos pasados ​​(3). Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje fue añadido en la versión 4.8.3). in D:\WEBDATAONLINE\Frankalmontee\Frankalmonte_Backup140520\wp-includes\functions.php on line 4986
Mujer de Missouri muere, va al cielo y regresa con la misión de ‘traer a casa a tantos como pueda’ – Frank Almonte
top

Mujer de Missouri muere, va al cielo y regresa con la misión de ‘traer a casa a tantos como pueda’

Charlotte Holmes tiene la misión de contarles a todos los que conoce lo que experimentó el día que murió y se fue al cielo.

Fue una experiencia que cambió su vida para siempre.

En septiembre pasado, fue admitida en el Hospital Cox South en Springfield, Missouri después de acudir a un chequeo de rutina con su cardiólogo.

Mientras estaba en el hospital, Charlotte sufrió un derrame cerebral y murió.

«Llegué por encima de mi cuerpo y cuando estaba por encima de mi cuerpo miré hacia abajo y pude ver a 12 enfermeras. Pude ver a la persona encima de mí haciendo compresiones torácicas. No temí, no tuve nada de eso. Me sentí contenta. Fue increíble», dijo al programa The Prayer Link de CBN News.

Dijo que lo que escuchó y vio a continuación fue más hermoso de lo que jamás imaginó.

«De repente abrí los ojos y supe, supe que no estaba en casa», explicó. «Sabía que había ido a mi hogar celestial».

«Y casi de inmediato, por lo que pude decir, escuché música», describió Charlotte. «Había visto los árboles, las flores y todo, y se balanceaba con la música… la alabanza de los ángeles y la gente allí».

«Olí las flores más hermosas que he olido en mi vida», continuó. «No hay flores en esta tierra que huelan así».

Charlotte dijo que estaba parada en las «puertas de perlas» y vio a familiares y amigos que habían fallecido.

«Había muchos más detrás de ellos, todos mis amigos, toda mi familia, los santos de antaño», continuó. «No hay palabras para expresarlo».

«Miré y allí estaba mi familia. Mi mamá, mi papá, mi hermana, mi mejor amiga», dijo. «Se veían jóvenes. No tenían anteojos. A mi primo que le habían cortado una pierna, tenía ambas piernas. Parecían estar en la treintena».

Charlotte compartió que también vio a un niño allí.

«A los pies de mi mamá y mi papá estaba este niño. Pensé, ‘¿quién era ese?’ y escuché la voz. Todos lo sabemos. Somos cristianos, conocemos la voz de Dios y lo escuché decirme ‘ese es tu hijo'».

Charlotte perdió a un bebé, hace casi 40 años, cuando tenía 5,5 meses de embarazo. Dijo que luchó contra la depresión porque no pudo despedirse de su hijo.

«Por supuesto, en ese entonces, no te dejaban sostenerlos. No dejaban que los enterraras… Yo no pude sostener a ese niño», dijo.

Ella le dijo al Ozark County Times, «No podía esperar para abrazarlo. Me había perdido eso».

Charlotte dijo que en ese momento miró hacia atrás y vio a su familia en la tierra y estaban llorando.

«Dije, ‘pero Dios, quería ver a mis nietos casarse’. Y de repente Dios dijo: ‘Tienes una opción. Puedes quedarte en casa o puedes regresar. Pero si regresas debes contar esta experiencia. Debes traer a casa tantos como puedas’”, explicó.

“Él dijo: ‘Pronto y muy pronto vendré a buscar a mi esposa, la Iglesia. No tienes mucho tiempo para cumplir tu misión’. Él dijo: ‘Te envío en Mi Nombre'».

Charlotte dijo que supo de inmediato que necesitaba regresar. Desde entonces, su misión es compartir su experiencia.

«El cielo es más de lo que pensamos. El cielo es más hermoso de lo que puedes imaginar. Y, alabado sea Dios, nos ha dado la oportunidad de compartir nuestras historias… de compartir el amor de Dios», dijo. «Tenemos que traer a casa tantos como podamos».

Frank Almonte

Su pastor personal
El pastor, Frank Almonte es un reconocido comunicador y productor de medios de comunicación cristianos de la ciudad de Nueva York, donde junto con su esposa Rosemary, han estado pastoreando el Centro Cristiano Adonai por más de veinticinco años. Es Doctor en Divinidades de la Universidad Cristiana Logos en Jacksonville, Florida y en Filosofía (PhD) de Texas University of Theology. Es también entrenador y mentor en The John Maxwell University. Su pasión por ensanchar el Reino de Dios lo ha motivado a escribir varios libros, entre ellos, Gobierno Apostólico y Riquezas de las Naciones.