Notice: wpdb::prepare ha sido llamada de forma incorrecta. La consulta no contiene el número correcto de marcadores (2) para el número de argumentos pasados ​​(3). Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje fue añadido en la versión 4.8.3). in D:\WEBDATAONLINE\Frankalmontee\Frankalmonte_Backup140520\wp-includes\functions.php on line 4986
La gracia te mantiene reinando victorioso sobre el pecado – Frank Almonte
top

La gracia te mantiene reinando victorioso sobre el pecado

 

Hablar de la vida victoriosa independientemente de la gracia podría considerarse una de las mayores herejías de nuestro tiempo.

Para la mayoría de los creyentes la gracia es solo algo que Dios mostro para salvarte, pero que no se requiere para preservarte.

El cambio de teología a la cual son introducidos muchos creyentes luego de su nuevo nacimiento pareciera que Dios los salva por gracia, pero ellos viven una vida victoriosa por sus propios esfuerzos.

En este artículo te quiero recordar 3 aspectos que la gracia de Dios ha hecho por nosotros.

¿Qué es gracia?

La mayoría sabemos, que es un favor inmerecido que Dios ha mostrado, independientemente de quienes somos o lo que hemos hecho. Hasta ahí todo bien, pero la gracia es aún más que eso.

La gracia también es las acciones de Dios a favor de nosotros. La gracia también significa lo que su actividad omnipotente, su poder explosivo y su amor irresistible ha hecho a
favor de nosotros, independientemente de quienes somos y lo que hemos hecho.

La obra de la gracia de Dios ha hecho tres cosas por nosotros:

1.La creación será libertada de la corrupción a la cual fue sujeta.

 

Romanos 8:21

Porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

Considera que dice que la creación no se liberara así misma de la corrupción, sino que será libertada. El verbo es pasivo. Tiene que ser hecho para nosotros; es la gracia de Dios no las obras de los hombres la que liberta la creación.

Tratar de ayudar a Dios en lo que es solo una obra de la gracia es como creer que los que se portan mejor que otros pueden ser salvos sin la obra de la cruz.

2. Los muertos en delitos y pecados son salvos por la gracia de Dios no por las obras que ellos pueden haber hecho.

 

Efesios 2:6-9

Y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.

Por medio de una simple fe (confianza) en la obra perfecta y consumada de Dios se efectúa un nuevo nacimiento.

¿Cuánto de esa obra de gracia hizo Dios? ¿La gran mayoría? ¿Casi todo? ¡NO! Todo. La gracia no comparte nada con el hombre. La gracia no es un esfuerzo conjunto. La gracia no es que Dios hace una parte y nosotros la otra. (me imagino que más de uno a escuchado que cuando tú haces tú parte Dios hace la de Él)

La gracia es exclusiva. La gracia significa que “Dios lo hace todo”, y fue hecho por nosotros hace 20 siglos. (Si te quieres tomar un minuto para darle gracias, hazlo ahora)

Nuestras obras no tienen ninguna participación en lo que la gracia logra. Nuestras obras son resultado de la gracia, pero nuestras obras no asisten a la gracia.

 

Romanos 4:5

Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.

Préstale atención a lo que acabas de leer; “Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.

¿Tu ayudaste a Dios a llevar los pecados del mundo? ¿Tu ayudaste a Dios a que te salvara? ¡NO! – otro llevo nuestros pecados y los del mundo.

 

Juan 1:29

El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Eso es gracia. La gracia proclama “Hecho Esta” “Consumado es”.

3. Los hijos de Dios son y serán glorificados por la gracia de Dios.

Hasta ahora las primeras dos obras de la gracia tratan con el final y el principio. Lo que sucedió cuando creíste (naciste de nuevo) lo que sucederá al final (la creación será libertada).

Pero, ¿Qué sucede en el medio? ¿Cómo enfrentamos el hoy? ¿Solo debemos sobrevivir hasta el final?

Aquí es donde la gracia de Dios opera en la tu vida presente. En el ahora.

A esto es lo que le he llamado la “vida en el medio”.

 

Romanos 5:10

Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.

Fuimos salvos por su muerte, ahora somos salvos por su vida del poder del pecado. En su vida eres salvo. Y eso significa su vida resucitada.

Ese es el mensaje de todo el capítulo 6 de Romanos; caminar en la nueva vida, momento a momento, mientras esperamos la resurrección del cuerpo, mientras vivimos por la vida del resucitado.

Así lo dijo Pablo,

 

Romanos 5:17

Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

Préstale atención al texto, “los que reciben el don de la gracia y el don de la justicia” – nota que no dice las “obras de la justicia” sino “el don de la justicia” – es un regalo y por ese regalo los que lo reciben “reinaran en vida”, aquí y ahora, “por uno solo, Jesucristo”. Si quieres volver a detenerte y adorar a Dios hazlo ahora.

La gracia te preserva seguro en su vida. La gracia te pone en el trono y te mantiene reinando en victoria sobre el pecado aquí y ahora.

Como si esto fuera poco Pablo proclama la extensión de esta victoria y la capacidad de la gracia para preservarnos en la victoria de Cristo diciendo,

 

Romanos 6:14

Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

Ya tu no estas bajo la ley que dice “Tienes que hacer” sino bajo la gracia que proclama “Hecho esta”.

La gracia excluye a las obras de los hombres para que tengan algo que ver con la liberación del dominio del pecado. Solo Dios podía tratar con tan semejante asunto.

La victoria de la vida en el medio (tu presente estado) solo requiere una simple fe.

 

Colosenses 2:6

Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él;

Mientras enfrentamos todos los embates de la vida, la decadencia natural de un cuerpo que algún día morirá (no te asustes, es verdad) debemos caminar en Cristo.

¿Cómo? Pablo dice, “de la manera que lo habéis recibido”. ¿Y cómo lo recibiste? Esforzándote y haciendo “cosas” para ayudar a Dios a salvarte. ¡NO! Tu recibiste a Cristo por fe, asimismo debes caminar en El.

No te imaginabas que esto era un artículo de teología, pero hemos tratado tres verdades fundamentales de la salvación (soteriología) La justificación, la glorificación y la santificación.

No tengas miedo de la palabra santificación. Está en la Biblia. Por supuesto que los hombres han inventado todo tipo de enseñanza perversa y distorsionada para mantener controladas a las masas y como he dicho antes “en la tierra de los ciegos los tuertos son reyes”.

Gracias a Dios que la gracia no solo te justifica y te glorifica, sino que también te santifica independientemente de tus obras, la santificación es una obra exclusiva de la gracia.

Permíteme aplicar esto de la manera más practica posible. En los asuntos de vivir una vida victoriosa, la única teología que necesitas saber para vivir una vida victoriosa y caminar en el poder de una vida resucitada, es Cristo.

 

1 Corintios 1:30-32

Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.

Si te vas a gloriar, gloríate en lo que Dios ha hecho, lo que está haciendo por ti, y lo que hará por ti – no en lo que tú haces por ti y tampoco en lo que haces para Dios.

Después todo nadie es salvo porque tú le hablas sobre lo que haces – solo hay salvación cuando le hablamos a otros sobre lo que Dios ha hecho en Cristo.

¿Qué motivos tienes para darle gracias a Dios? Deja tus comentarios abajo.

 

Fuente

Frank Almonte

Su pastor personal
El pastor, Frank Almonte es un reconocido comunicador y productor de medios de comunicación cristianos de la ciudad de Nueva York, donde junto con su esposa Rosemary, han estado pastoreando el Centro Cristiano Adonai por más de veinticinco años. Es Doctor en Divinidades de la Universidad Cristiana Logos en Jacksonville, Florida y en Filosofía (PhD) de Texas University of Theology. Es también entrenador y mentor en The John Maxwell University. Su pasión por ensanchar el Reino de Dios lo ha motivado a escribir varios libros, entre ellos, Gobierno Apostólico y Riquezas de las Naciones.