Notice: wpdb::prepare ha sido llamada de forma incorrecta. La consulta no contiene el número correcto de marcadores (2) para el número de argumentos pasados ​​(3). Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje fue añadido en la versión 4.8.3). in D:\WEBDATAONLINE\Frankalmontee\Frankalmonte_Backup140520\wp-includes\functions.php on line 4986
Evangelio proclamación extrema de la gracia de Dios en Cristo – Frank Almonte
top

Evangelio proclamación extrema de la gracia de Dios en Cristo

 

En la primera parte de este articulo concluimos que las “condiciones” y “preocupaciones” de los que dicen que si solo se predica la gracia, las personas  la usara como una licencia para pecar, está fundamentado en un temor irracional, ignorancia sobre lo que es la gracia y una mentalidad legalista.

Nadie puede decir que por causa de la gracia su pecado es justificado. Muchos han convertido la gracia en desgracia, pero eso no tiene nada que ver con la gracia en si misma sino con la carnalidad de las personas.

Es una o la otra, pero no ambas. Caminas en la gracia o en desgracia. Si pecamos caminamos en desgracia, pero eso no significa que la gracia se puede abusar.

Ese término lo puedes borrar de tu vocabulario, así como el de “gracia extrema” o “híper gracia” o cualquier otra etiqueta que los religiosos usan para subestimar el mensaje de la gracia. Por supuesto, que la gracia es extrema, (recibiste vida cuando estabas muerto en delitos y pecados, eso es extremo) seguro que la gracia es híper gracia, (donde abunda el pecado, la gracia sobreabunda).

Yo entiendo lo que algunos quieren decir con esos términos, pero la base es la misma, temor irracional, ignorancia de cómo opera la gracia y casi siempre una mentalidad legalista por causa de una teleología defectuosa.

 

A ti no te salvo ni Juan Calvino, ni Jacobo Arminio, tampoco tu Apóstol o Pastor, y mucho menos tú mismo, a ti te salvo nada más y nada menos que la gracia misma personificada en una persona, Jesucristo. Es él quien te sostiene y protege como una persona que por la fe has recibido su gracia.

Aunque los creyentes somos aquellos que hemos recibido su gracia y somos incapaces de abusarla, de lo que si somos capaces es de caminar en desgracia eso sucede cuando escogemos caminar en la carne y no por la fe.

Si te vas a pecar y dices: “yo puedo hacer esto porque estoy bajo la gracia”, tú no te estas apropiando de la gracia, tu estas caminando en desgracia.

La gracia es el empoderamiento divino por la vida de Cristo en ti para que llegues a ser todo lo que eres en Cristo y a hacer todo lo que Dios ha preparado para ti.

Aun en tus tiempos débiles, caídas y carnalidades el evangelio continúa siendo las buenas noticias, es la noticia que la invitación sigue en pie

 

Hebreos 4:16

Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

En nuestros momentos más oscuros, cuando pecamos, no estamos abusando la gracia, simplemente estamos caminando de una manera desgraciada. Estamos contradiciendo la misma esencia de la gracia de Dios.

La gracia nos empodera para honrar a nuestro padre, a través de nuestras acciones, no a deshonrarlo. Por lo tanto, es posible caminar en desgracia, esto es, cuando dejamos de caminar en la gracia. Pero, es imposible abusarla o que puedes llegar a estar fuera de su alcance.

Esta verdad te liberta para vivir una vida libre de ansiedades religiosas. Renuncia al temor irracional de creer que ensenar o predicar la gracia le da una licencia a la gente para pecar – la gente peca porque quiere no por causa de la gracia.

Cuando sientas que estas exagerando la gracia, recuerda que apenas estas tocando la superficie de las riquezas inmensurables que posees en Cristo.

 

Efesios 2:6-7

Y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.

Aunque Pablo aquí nos indica que necesitaremos billones de años para lograr un poco de entendimiento de las abundantes riquezas de su gracia, también nos dice que ahora podemos comenzar a comprender lo ancho, lo largo, lo alto y lo profundo del amor y la gracia de Dios.

 

Efesios 3:18-19

Seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Eso es amor y gracia extrema – eso es híper gracia. Amado hermano(a) es imposible ponerle límites a la gracia. Después que trates de imaginar cuan profundo y ancho puede ser la gracia, apenas estas en la orilla.

Si Dios no tiene límites, Su gracia tampoco.

Muchos creyentes y predicadores le ofrecen un servicio de labios a la gracia, confiesan que no están bajo la ley sino bajo la gracia, pero cuando los escuchas es una mezcla de juicio con ley, con gracia, con manipulación, con religiosidad y toda clase de opinión humana. Por esta razón necesitamos seguir enseñando y predicando lo que verdaderamente significa la gracia.

La gracia hará por ti lo que tú en tus fuerzas jamás podrás hacer, esto es – vivir una vida santa y llena de gozo, no basada en tus virtudes u obras sino en las virtudes y obra de aquel que te amo desde antes de la fundación del mundo.

El Evangelio es la proclamación de la EXTREMA GRACIA DE DIOS EN CRISTO.

Disfruta las abundantes riquezas de Su gracia.

 

Frank Almonte

Su pastor personal
El pastor, Frank Almonte es un reconocido comunicador y productor de medios de comunicación cristianos de la ciudad de Nueva York, donde junto con su esposa Rosemary, han estado pastoreando el Centro Cristiano Adonai por más de veinticinco años. Es Doctor en Divinidades de la Universidad Cristiana Logos en Jacksonville, Florida y en Filosofía (PhD) de Texas University of Theology. Es también entrenador y mentor en The John Maxwell University. Su pasión por ensanchar el Reino de Dios lo ha motivado a escribir varios libros, entre ellos, Gobierno Apostólico y Riquezas de las Naciones.