Notice: wpdb::prepare ha sido llamada de forma incorrecta. La consulta no contiene el número correcto de marcadores (2) para el número de argumentos pasados ​​(3). Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje fue añadido en la versión 4.8.3). in /home/frankal/public_html/wp-includes/functions.php on line 4986
¿Es del Himalaya la sal rosa del Himalaya? – Frank Almonte
top

¿Es del Himalaya la sal rosa del Himalaya?

Rosa, diferente a la habitual. Así es la sal del Himalaya, la revolución que ha llegado a muchas cocinas, vendiéndose como única por sus cualidades. De hecho, frases del tipo «Proviene de las altas regiones montañosas del Himalaya», «No contaminada por el ser humano» o «Contiene 84 elementos esenciales para la salud», son algunas que Peter Ferreira propagó en la década de los 90 en Alemania para hablar de las virtudes de este producto.

Se data de esa fecha la época que la sal rosa entró en Europa, y ya traía consigo mitos y falsas leyendas sobre sus propiedades. La primera de ellas: no proviene del Himalaya, ni siquiera su extracción está próxima a esta zona. Este producto rosa viene de la segunda mina de sal más grande del mundo, situada en las montañas de Pakistán. En concreto, de la mina de sal de Khewra en el distrito de Jhelum —a 1.137 kilómetros de distancia del Himalaya—.

¿Elementos distintos?
«84 elementos esenciales para el organismo», eso fue lo que aseguró Ferreira cuando esta «sal rosa» al mercado alemán. Una afirmación que poco tiemo después sería desmentida. En 2003, la Agencia de Protección del Consumidor de Baviera analizó quince muestras distintas adquiridas en varios comercios de Alemania. Los resultados mostraron solo 10 elementos distintos: cloruro y sodio (en un 95-96%) y otros minerales.

Posteriormente, estos fueron corroborados por la Universidad Técnica de Clausthal, la cual también halló solo diez elementos. Además, la cadena pública alemana ZDF afirmó que la sal del Himalaya está contaminada con un 2-3 por ciento de yeso, así como pequeñas cantidades de diez minerales distintos.

«Beneficios milagrosos»
Los vendedores de la sal del Himalaya aseguran que —sus supuestos 84 elementos— pueden aliviar dolencias como osteoporosis, varices, calambres, insomnio, diabetes o arritmia. Sus «beneficios milagrosos» han hecho que se dispare el precio de este producto, desorbitante en comparación con la sal común de mesa.

Estas utilidades a las que se hace referencia carece de evidencias científicas; no hay ninguna investigación que relaciones el consumo de sal con alguna de estas dolencias. Lo que sí se conoce es que la ingesta adicional de sal podría provocar graves problemas en el organismo.

Afirmar que los cristales de la sal del Himalaya son ricos en minerales, supone una información incierta para el consumidor. La única diferencia entre este producto y la sal de mesa es su proceso de elaboración, donde, en la primera de ellas, se pasan vapores de sodio sobre los cristales de cloruro de sodio, de forma que los iones cloruro se combinan con iones de metal, dando lugar a esa coloración rosada caract
erística.

Fuente

قالب وردپرس

Frank Almonte

Su pastor personal
El pastor, Frank Almonte es un reconocido comunicador y productor de medios de comunicación cristianos de la ciudad de Nueva York, donde junto con su esposa Rosemary, han estado pastoreando el Centro Cristiano Adonai por más de veinticinco años. Es Doctor en Divinidades de la Universidad Cristiana Logos en Jacksonville, Florida y en Filosofía (PhD) de Texas University of Theology. Es también entrenador y mentor en The John Maxwell University. Su pasión por ensanchar el Reino de Dios lo ha motivado a escribir varios libros, entre ellos, Gobierno Apostólico y Riquezas de las Naciones.