Notice: wpdb::prepare ha sido llamada de forma incorrecta. La consulta no contiene el número correcto de marcadores (2) para el número de argumentos pasados ​​(3). Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje fue añadido en la versión 4.8.3). in D:\WEBDATAONLINE\Frankalmontee\Frankalmonte_Backup140520\wp-includes\functions.php on line 4986
«El daño que le está haciendo mi ex a mi hija es irreparable» – Frank Almonte
top

«El daño que le está haciendo mi ex a mi hija es irreparable»

Carlos Salgado es uno de los padres que ha sufrido el secuestro de su hija. Hace dos años que la madre se llevó a la niña de 8 años a Kirguistán, antigua república soviética de Asia Central, de donde es originaria la mujer. «Cuando mi ex empezó a incumplir el régimen de visitas tuve la certeza al 100% de que la iba a secuestrar. Fui al juzgado y puse una denuncia. Lo que no sabía era que el juzgado no iba a hacer nada durante los nueve meses que transcurren desde que puse la denuncia hasta que mi ex se llevó a la niña. Eso fue lo que más me sorprendió. Hasta cuatro veces lo dije al juzgado y ni siquiera me contestaron ni aceptaron reunirse conmigo», explica.

El 12 de septiembre de 2016, cuando la ex mujer se llevó a la menor, Carlos Salgado puso una denuncia en la Policía y no se la admitieron. «Me dijeron que estuviera tranquilo. Más tarde tuve la suerte de encontrar a un agente que me tramitó la denuncia y comenzó la investigación. Averiguaron que mi ex ha salido del país y dijeron que ya no era competencia suya».

«Cuando estaba desesperado esperando que el juzgado hiciera algo, contrato un detective para que encontrara a mi hija. La búsqueda dio sus frutos y dieron con ella»Carlos Salgado, Padre de una niña scuestrada por su madre
«Cuando estaba desesperado esperando que el juzgado hiciera algo, contraté un detective para que encontrara mi hija. La búsqueda dio sus frutos y dieron con ella». Con la orden de detención internacional en su poder y a la espera de que el juez emitiera la requisitoria, Carlos Salgado viajó a Kirguistán. «Al intentar salir por la frontera, nos detuvieron, nos pidieron un visado de salida y me empezaron a hacer preguntas. Aunque yo les demostré que soy el padre, que tengo la custodia, todos los derechos legales a favor, que mi hija es española y yo también, no me dejaron salir del país y me retuvieron. A partir de ahí, me conviertí en el malo».

«Mi hija lleva casi dos años secuestrada, los juzgados han dejado morir el tema y me han destrozado la vida. Han secuestrado a la niña y quien se supone que me tenía que proteger no lo ha hecho en absoluto. Mi vida no vale nada desde que perdí a Carolina».

Han pasado ya tres jueces distintos por el caso de Carlos Salgado, «el primero no hizo nada para evitar el secuestro; el segundo durmió el caso totalmente, emitió la orden de detención 6 meses después cuando la podía haber emitido en el momento; y la jueza actual quiere archivar el caso. Me siento totalmente vilipendiado por la justicia española».

«Mi esperanza de traer a Carolina de vuelta prácticamente se ha desvanecido», declara Salgado. Continúa esperando a que el juzgado emita la requisitoria y espera también poder recuperar el contacto con su hija, saber dónde y cómo está y poder visitarla. «La niña está creciendo sin mí. El daño que le está haciendo mi ex a mi hija es irreparable. Le ha destrozado la vida a la niña, me la ha destrozado a mí y se la ha destrozado a ella misma también».

Fuente

قالب وردپرس

Frank Almonte

Su pastor personal
El pastor, Frank Almonte es un reconocido comunicador y productor de medios de comunicación cristianos de la ciudad de Nueva York, donde junto con su esposa Rosemary, han estado pastoreando el Centro Cristiano Adonai por más de veinticinco años. Es Doctor en Divinidades de la Universidad Cristiana Logos en Jacksonville, Florida y en Filosofía (PhD) de Texas University of Theology. Es también entrenador y mentor en The John Maxwell University. Su pasión por ensanchar el Reino de Dios lo ha motivado a escribir varios libros, entre ellos, Gobierno Apostólico y Riquezas de las Naciones.