top

Adoptados


Me alegra cuando un filántropo construye un orfanato para niños sin hogar, y me emociona aun más cuando una persona adopta a uno de ellos. La mayoría de los huérfanos estarían encantados con simplemente tener a alguien que los apadrine. Pero saber que esa persona no solo quiere ayudarlo, sino que también lo quiere a él. ¿Cómo se sentirá?


Si eres hijo de Dios, ya lo sabes, porque te ha sucedido. No podríamos quejarnos si Dios tan solo nos hubiese amado tanto y enviado a su Hijo para que no pereciéramos, para que tuviésemos vida eterna (Juan 3:16). Esto ya habría sido suficiente para nosotros, pero no para Dios. Él «envió a su Hijo […] para que [nos] redimiese», pero no como un objetivo en sí mismo, sino «a fin de que recibiésemos la adopción de hijos» (Gálatas 4:4-5).


Cuando el apóstol Pablo se refiere a nosotros como «hijos», alude a una práctica habitual de su época. Lo que está diciendo es que ahora, todos los que ponen su fe en Cristo se convierten en «hijos» de Dios con los mismos derechos de herencia (v. 7).


Dios no solo quiere salvarte. Te quiere a ti. Te ha adoptado en su familia; te ha dado su nombre (Apocalipsis 3:12), y con orgullo, te llama su hijo. Nada ni nadie más importante podría amarte más. Eres hijo de Dios; tu Padre te ama.

… Dios envió a su Hijo […] a fin de que recibiésemos la adopción de hijos (vv. 4-5).
 Descargar MP3

Fuente

قالب وردپرس

Frank Almonte

Su pastor personal
El pastor, Frank Almonte es un reconocido comunicador y productor de medios de comunicación cristianos de la ciudad de Nueva York, donde junto con su esposa Rosemary, han estado pastoreando el Centro Cristiano Adonai por más de veinticinco años. Es Doctor en Divinidades de la Universidad Cristiana Logos en Jacksonville, Florida y en Filosofía (PhD) de Texas University of Theology. Es también entrenador y mentor en The John Maxwell University. Su pasión por ensanchar el Reino de Dios lo ha motivado a escribir varios libros, entre ellos, Gobierno Apostólico y Riquezas de las Naciones.